Cateterismo cardiaco, Coronariografía, Angioplastia y Stent coronario en la Insuficiencia Cardiaca

Escrito por Dr. Ramón Bover Freire on .

El Cateterismo cardiaco, la Coronariografía, la Angioplastia con stent en la Insuficiencia Cardiaca El cateterismo cardiaco, la coronariografía, la angioplastia y los stent coronarios se utilizan de rutina para el diagnóstico y el tratamiento de la insuficiencia cardiaca. El cateterismo cardiaco consiste en introducir unos catéteres a través de las arterias del cuerpo para llegar al corazón. Una vez allí es posible saber la presión a la que se encuentra la sangre dentro de las cavidades cardiacas (las aurículas y los ventrículos), y si la sangre pasa correctamente a través de las válvulas cardiacas. También se puede inyectar contraste dentro de los ventrículos para ver cómo se contrae el corazón. La coronariografía consiste en inyectar contraste dentro de las arterias coronarias; de esta forma podemos ver el interior de las arterias, y saber si presentan algún grado de obstrucción.

La causa principal de la insuficiencia cardiaca es la enfermedad de las arterias que llevan la sangre al corazón (arterias coronarias). Por ello, en algunos pacientes con insuficiencia cardiaca es necesario hacer un cateterismo para ver directamente las arterias coronarias, comprobar si están enfermas y, en ocasiones, limpiar las arterias durante el propio cateterismo. Otra causa importante de la insuficiencia cardiaca es la enfermedad de las válvulas del corazón. Habitualmente las válvulas se estudian mediante un ecocardiograma, ya que ésta es una técnica sencilla en la que no hay que pinchar al paciente. Sin embargo, en ocasiones el ecocardiograma no logra ver bien las válvulas, y tenemos que recurrir al cateterismo para hacer un estudio a fondo del funcionamiento de las válvulas cardiacas.

La coronariografia permite ver las arterias coronarias de los pacientes con insuficiencia cardiaca. Para realizar un cateterismo cardiaco se utiliza anestesia local, el paciente está despierto durante toda la intervención. Se hace en un quirófano para asegurar un ambiente limpio y evitar las infecciones. Los catéteres se introducen habitualmente por la arteria femoral, que está localizada en la ingle (si se toca en la ingle puede notar un latido, esa es la arteria femoral). Se anestesia la zona y se pincha la arteria para introducir por ella los catéteres. Una vez acabado el procedimiento se retira todo el instrumental utilizado y se comprime durante 10-15 minutos la arteria para cerrar el agujero que tiene debido al pinchazo. El paciente no debe mover la pierna durante las 12 horas posteriores, por lo que habitualmente queda ingresado y se le da de alta al día siguiente. Si es necesario que el paciente abandone el centro inmediatamente tras el procedimiento se puede poner una especie de “tapón” en el agujero que le hemos hecho a la arteria, lo que evita tener que comprimir la arteria y la inmovilización posterior.

También se puede hacer el cateterismo por el brazo, pinchando la arteria radial (localizada en la muñeca) o la arteria humeral (en la flexura del codo). La ventaja de hacer el cateterismo por el brazo es que, una vez finalizado el procedimiento y comprimida la arteria, el paciente se puede ir a casa, por lo que se puede evitar el ingreso hospitalario.

La medición de las presiones dentro de las cavidades cardiacas nos permite saber si la sangre se encuentra sometida a una gran presión. Esto es frecuente en los pacientes con insuficiencia cardiaca, debido a que han tenido un infarto en el pasado o a que alguna válvula del corazón no funciona bien. Al confirmarlo, nos permite ajustar la medicación para intentar disminuir esta presión excesiva.

La ventriculografia permite ver los ventriculos de los pacientes con Insuficiencia Cardiaca. Cuando inyectamos contraste dentro de los ventrículos (lo que se denomina "ventriculografía"), habitualmente en el ventrículo izquierdo, podemos observar cómo se contrae el corazón, tanto de forma global como cada una de sus caras. De esta forma es posible ver zonas que no laten porque han sufrido un infarto en el pasado. También se puede estudiar la circulación de la sangre a través de las válvulas cardiacas, observando en ocasiones que no abren bien ("estenosis valvular") o que no cierran bien ("insuficiencia valvular").

Si en vez de pinchar la arteria femoral usamos la vena femoral, al subir el catéter llegamos a la parte derecha del corazón (aurícula derecha y ventrículo derecho). A esto se le llama un cateterismo cardiaco derecho. Esto nos permite estudiar la presión de la sangre en la cavidades cardiacas derechas, lo cual es especialmente importante en los pacientes con insuficiencia cardiaca derecha. Si avanzamos con el catéter más allá del ventrículo derecho llegamos a la arteria pulmonar y podemos medir la presión en la arteria pulmonar, necesario en ocasiones para realizar un correcto tratamiento de los pacientes con hipertensión pulmonar.

La coronariografia se realiza con anestesia local. Si inyectamos contraste en las arterias coronarias (a esto se le llama “coronariografía”) podemos ver su interior, y comprobar si alguna arteria está obstruida. Si la obstrucción es importante se puede intentar arreglar gracias al cateterismo. Para ello se inflan una serie de balones y de muelles (llamados “stent”) dentro de la arteria coronaria para limpiar la obstrucción, y que la sangre pase de nuevo con normalidad. A veces las obstrucciones no se pueden solucionar con el cateterismo, y es preciso recurrir a la cirugía cardiaca (mediante la colocación de “puentes” o “by-pass”).

El cateterismo no es una técnica inocua, pues puede tener complicaciones. Afortunadamente, es raro que éstas ocurran. Las más frecuentes son las relacionadas con el pinchazo en la arteria por la que se introducen los catéteres; por ejemplo, que se forme un hematoma en la zona de punción. En ocasiones son complicaciones más graves, pues los catéteres pueden dañar las arterias por las que pasan hasta llegar al corazón o producir una lesión en el propio corazón. Estas complicaciones graves son poco frecuentes en manos experimentadas.


Bibliografía

Para más información y referencias bibliográficas puede leer las Guías de Insuficiencia Cardiaca de la Sociedad Europea de Cardiología, en español (2005) y en inglés (2008).